Cinco Consejos Para Lidiar Con La Crítica

Foto: perez-jasso

Foto: perez-jasso

¿Puede usted recordar cuándo fue la última vez que alguien le señaló una falta?

No cabe duda de que eso nos pasa a todos en algún momento de la vida. Si bien es cierto que mucha de la crítica que se recibe proviene de personas mal intencionadas a nuestro alrededor, también debemos admitir que en ocaciones la crítica procede de personas que se preocupan por nuestro bienestar. Un esposo pudiera señarle a su esposa que a la comida le falta sal, una esposa pudiera comentarle a su marido que esa corbata no combina con el traje que eligió, un amigo pudiera expresarnos duramente que nos estamos descuidando y perdiendo la línea, etc. Pudiera ser también que la crítica venga en forma de disciplina, con la finalidad de mejorar en algún aspecto de nuestro desempeño en general; “trate de llegar más temprano el día de mañana”, “estás oyendo esa música demasiado fuerte”, etc.

Ahora la pregunta es, ¿cómo reaccionó la última vez que se enfrentó a una crítica? ¿La aceptó con gusto, o se enojó y hasta le dijo a la persona que dejara de meterse en lo que no le importa? Si usted es de las personas que se enfadan no es de extrañar por que infinidad de personas reaccionan igual que usted pero, ¿qué tan sano es reaccionar así? ¿Podemos aprender a aceptar la crítica sin que nos duela tanto, y verla en su justa medida? Analizemos juntos cinco maneras de hacerla más aceptable.

Controle a su peor crítico.  Este es el primer y más importante punto en el cuál trabajar. ¿Es usted demasiado exigente consigo mismo? ¿Perfeccionista? ¿Está siempre pensando en sus puntos “débiles”? Si somos personas plagadas de autocrítica siempre nos afectará en gran manera el que otros nos saquen nuestras faltas. Aunque nos señalen lo bueno que hacemos y solo censuren un punto pequeño en nuestro desempeño, siempre nos fijaremos en eso, nos centraremos en lo que hicimos mal y hasta lo exageraremos. Por lo tanto, seamos equilibrados y razonables cuando nos evaluemos. Admitamos que no somos perfectos y que estamos siempre en un proceso de aprendizaje.

Acepte la crítica razonable con gusto.  ¿Le parecería extraño que algunas personas deseen que les señalen sus faltas y hasta lo pidan? Pues bien, los líderes sagaces saben muy bien que a veces se van a equivocar. Es por esa razón que ellos quieren oír opiniones contrarias, para así cometer menos equivocaciones y poder corregir los errores pasados a la brevedad posible.

¿Alguna vez le han dicho que trae el cuello de su camisa levantado? Cuando nos sucede sin duda consideramos ese comentario como una ayuda y no como una amenaza. Bien, pues eso mismo pasa en el campo de la crítica bien intencionada. Otros pueden ver aspectos de nuestra apariencia o personalidad que a nosotros nos pasan inadvertidos. Por lo tanto, acepte la crítica con gusto, como una oportunidad de aprender algo. En lugar de sentirse herido, trate de transformarla en una experiencia fortalecedora.

Pida detalles.  “¡No me gusta su actitud!” ¿Le gustaría que alguien le dijera eso? Claro que no, por que ese tipo de comentarios hieren. Sin embargo, muchas veces nuestros críticos carecen de tacto y hablan duramente. Si ese fuera el caso, lo mejor que puede usted hacer es pedir que la otra persona sea más específica. Cuando alguien critica por lo general tiende a generalizar. Si usted pide detalles le permitirá averiguar exactamente cuáles son las objeciones de la persona que tiene enfrente. Se trata de plantear preguntas para saber quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.

Veámos un ejemplo. Alguien le dice que no le gusta su actitud. Entonces usted pudiera contestar preguntando: “¿A qué actitud en particular se refiere?” Ahora supongamos que la otra persona no nos especifica nada en su respuesta. Pudieramos preguntar ahora: “¿Por qué le resulta molesta?” y “¿Podría usted darme un ejemplo de cuándo hice eso?” Eso sí, aclaremos que el uso de estas preguntas es para lograr una mejor comunicación, más no para molestar, desafiar, o para iniciar una discución inútil. Usar estas preguntas debidamente ayudará a ambas partes a concentrarse en los detalles específicos; y al que está recibiendo la crítica le proporcionará elementos necesarios para evaluar si la crítica es válida o si la otra parte esta exagerando.

Céntrese en lo que se le dice, no en cómo se le dice.  ¿Le han criticado con dureza? Quizás la persona que nos criticó duramente sea un tanto insensible, más no por eso rechace su observación…mejor céntrese en qué le dijo y no se prive de la oportunidad de mejorar. A veces nos enfada el hecho de que la persona que nos señala una falta es alguien que no nos cae nada bien. Cierto, no es fácil ni agradable pasar por esa situación. No siempre son las personas que mejor nos caen quienes nos señalan nuestras equivocaciones pero podemos beneficiarnos de ello.

Prevenga la severidad.  Es un hecho que usted, como cualquier otra persona tiene cierta medida de control sobre la frecuencia y la severidad con que le hacen notar un error. Esto es particularmente cierto en el caso de la crítica constructiva procedente de personas que están en puestos de autoridad. Me refiero a que usted puede evitar recibir  una corrección severa si responde prontamente a una crítica suave. Por ejemplo, un compañero de trabajo pudiera señalarle que esta llegando tarde al empleo. Ese es el momento para actuar con la finalidad de corregir el problema. Corrija ese hábito antes de que su jefe inmediato le hable del asunto. Sea puntual antes de que su superior tome medidas drásticas.

Hoy en día por más que nos empeñemos no estaremos libres de ser criticados, pues es algo que forma parte de la naturaleza humana. Tampoco podremos controlar la forma en que los demás señalen nuestras faltas, pero lo que sí está en nuestras manos es cómo vamos a reaccionar cuando eso pase. Si honradamente descubrimos que la crítica no tiene fundamento, dejémoslo pasar. No nos martiricemos, pues nunca daremos gusto a todos; pero si lo que nos han dicho es cierto, si hemos cometido un error, veamos el asunto como una oportunidad de mejorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s