Zelaya busca apoyo de México; Gobierno de facto resiste

Palacio Nacional y bandera Mexicana.   Foto:  perez-jasso

Palacio Nacional y bandera Mexicana. Foto: perez-jasso

 

Fuente:   http://lta.reuters.com

Por Gabriela Donoso

TEGUCIGALPA (Reuters) – El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, buscará apoyo de México en su pugna por regresar al poder, mientras el Gobierno de facto seguía firme el lunes en su rechazo a críticas internacionales por el derrocamiento del líder y la represión de sus partidarios.

Zelaya, que abandonó la frontera de Nicaragua con Honduras -donde estuvo instalado por más de una semana presionando por su retorno- y actualmente se encuentra en Managua, tiene previsto entrevistarse el martes con el presidente de México, Felipe Calderón, y tal vez viajar a Brasil.

Los Gobiernos de México y Brasil, las dos mayores economías de Latinoamérica, se han mantenido al margen de la crisis política en Honduras, aunque respaldando la mediación hasta ahora sin resultado del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y observando las reacciones de Estados Unidos.

“Por el momento he recibido la invitación de México y otra invitación de Brasil. Voy a atender la invitación de Felipe Calderón que es el presidente en este momento del Grupo de Río”, dijo Zelaya a la cadena venezolana Telesur.

Zelaya fue sacado de su casa a punta de rifle por militares y expulsado del país el 28 de junio, el mismo día en que pretendía realizar una consulta popular sobre la reelección presidencial que sus opositores vieron como un intento de perpetuarse en el poder, influenciado por su aliado, el mandatario venezolano Hugo Chávez.

El presidente interino, Roberto Micheletti, insistió el lunes en que una misión internacional debe visitar Honduras para ayudar a zanjar la crisis y rechazó las continuas críticas desde el exterior que han derivado en sanciones económicas para el empobrecido país centroamericano y su expulsión de la OEA.

“El mundo entero que venga a ver lo que está pasando en Honduras (…) eso es lo que a nosotros nos interesa, que el mundo se empiece a dar cuenta que nosotros estamos haciendo las cosas correctamente y dentro de la Constitución”, dijo Micheletti después de una ceremonia en la casa presidencial.

En Costa Rica, Arias y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, recogieron la idea como una señal para avanzar en la mediación, que entre sus puntos incluye el retorno de Zelaya al frente de un Gobierno de unidad.

“Hemos acordado aquí que (se) debería mandar de la Organización de Estados Americanos una nueva misión allá, con el mismo propósito de acercar las dos posiciones de los dos bandos para ver si se puede cumplir con el acuerdo de San José”, dijo Arias.

“En el marco de la gestión del presidente Arias y también del acuerdo de la Asamblea General, el miércoles debemos discutir la asignación de la comisión del alto nivel”, precisó Insulza en San José.

En tanto, el Congreso hondureño aprobó un informe en el que manifiesta su voluntad para discutir un decreto de amnistía política en el caso que las partes aprueben el acuerdo propuesto por Arias.

MICHELETTI BUSCA APOYO INTERNO

Micheletti, viajó a la ciudad industrial de San Pedro Sula para reunirse con empresarios privados -muchos de los cuales apoyaron el golpe de Estado- y representantes civiles en un intento por fortalecer su Gobierno, que promete entregar el poder al ganador de las elecciones de noviembre.

La presidencia interina emitió un comunicado en el que insistió en su disposición al diálogo mediado por Arias, pero se mantuvo intransigente respecto a la restitución de Zelaya.

“El anterior presidente de Honduras nunca podrá volver a asumir la presidencia porque ha declarado fracasada la mediación y la opción negociada”, señaló.

Ante un grupo de empresarios, Micheletti había dicho horas antes que no creía que el Congreso de su aprobación a una amnistía general, considerada dentro de la mediación para los delitos políticos cometidos en torno a la crisis.

“Yo dudo mucho, y esta es una apreciación muy particular, que en el Congreso Nacional, o donde corresponda, no habrá amnistía para nadie. Yo creo que ya basta”, dijo entre aplausos de los participantes en el encuentro.

Mientras, partidarios de Zelaya tenían previsto comenzar a marchar el miércoles desde distintos puntos del país y llegar a la capital la semana siguiente, reclamando el regreso del destituido mandatario.

Analistas han advertido que el estancamiento en la búsqueda de una salida al conflicto podría desatar disturbios.

Dos partidarios de Zelaya han muerto en manifestaciones desde el golpe de Estado. Otras dos personas fallecieron apuñaladas en incidentes separados que según simpatizantes de Zelaya estarían relacionados con violencia política, algo que la policía y el Gobierno interino niegan.

(Con reporte adicional de Gustavo Palencia y Fabián Cambero en Tegucigalpa, John McPhaul en San José, editado por Anahí Rama y Silene Ramírez)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s