Archivo de la categoría: Superación Personal

Si No Hay Solución, ¡No Hay Problema!

Por   Carlos Nava Condarco

Una de las causas más importantes de la angustia que mucha gente siente es la impotencia para resolver algún Problema.  Esta es una situación muy frustrante, desestabiliza completamente el equilibrio emocional y progresivamente “secuestra” a la persona y la convierte en un rehén.

Los problemas no resueltos impiden cualquier de tipo de concentración en las tareas habituales, roban tiempo precioso e irrecuperable. El enfoque

Foto: Internet

desaparece y el desenvolvimiento general se debilita. Esta situación nos convierte en personas muy vulnerables, especialmente ante los sucesivos  contratiempos que se presentarán. Porque no debemos olvidar nunca que los problemas tienen una rutina incansable: jamás dejan de ser y jamás dejan de aparecer. Problemas no resueltos constituyen puertas abiertas para más problemas.

Sin embargo la buena noticia ya la conocemos: en la vida todos los problemas tienen solución. Y anotemos bien esto, porque no se afirma que todos los problemas tienen UNA solución, se afirma que todos TIENEN solución. La eficiencia en la resolución del Problema es, en este caso, más valiosa que la efectividad. Algunas soluciones pueden tener mejores o peores resultados que otras pero no existe un estado irresoluto. La Calidad de la solución es otra cosa.

Se puede afirmar que hay soluciones que solo complican la problemática (los remedios que resultan peores que la enfermedad), pero aún en estos casos se demuestra que existen soluciones para cada Problema. Cualitativamente tiene mucha diferencia entender que todos los problemas tienen solución (buena o mala) a pensar que existen problemas irresolubles. La primera situación demanda mayor capacidad, la segunda solo genera impotencia y frustración. Hay diferencia entre actuar mal y estar paralizado.

Los únicos problemas irresolubles generalmente se inscriben en el imaginario de la gente. El hombre tiene esa poderosa capacidad de visualizar el futuro, de imaginarlo; anticipa estados, calcula probabilidades, mide hipotéticas consecuencias. Y en un momento dado se encuentra viviendo efectivamente situaciones imaginarias, incluso con un grado de realismo superior a lo factual. Este fenómeno es un manantial fantástico del interrogante “y que pasaría si….?” (los americanos lo llaman “what if…?”), el mismo que probablemente sea el mayor enemigo que tiene la paz mental.

Visualizar hipotéticas situaciones hasta el punto de vivirlas por anticipado obviamente anticipa también la presencia de problemas. Y claro está, estos no tienen solución alguna porque efectivamente no existen.

Ahora bien, anticiparse a los problemas es correcto porque forma parte del trabajo que debe hacerse en la relación causal que estos tienen, pero “anticipar” el Problema es algo completamente diferente. Un Problema no puede anticiparse: un Problema es o no es.

Cualquier confusión aquí puede resultar muy cara. El hombre previsor es el que se anticipa a los problemas, no es el que anticipa la presencia de ellos. La gente que vive en el mundo del “what if…?” efectúa un ingreso voluntario al purgatorio: el universo del “puede que sí, puede que no”.  Es tan grande el grupo de gente que vive así que obliga a la construcción de esta categoría. En ella si hay problemas que no tienen solución, en ella hay también gente paralizada.

La manera más eficaz de evitar este fenómeno destructivo es imaginar el futuro siempre en términos positivos. ¡Esto no cuesta NADA! Es preferible pecar de optimistas y no encontrar los resultados que se desean, que hacer carne de imaginarios problemas que puede deparar el porvenir. La visualización en positivo del futuro produce, además, energías positivas en el presente, altera favorablemente los estados de ánimo vigentes: los fortalece.

Otra manera de no anticipar innecesariamente los problemas es adoptando la actitud de “vivir cada día con su propia afán”. Es sólo el momento específico el que nos está permitido vivir, solo en él tenemos efectivamente dominio sobre nuestros actos e influencia directa sobre nuestras circunstancias, por ello es recomendable “abrir y cerrar” el día que vivimos de la misma forma en que la claridad lo inaugura por las mañanas y la penumbra lo clausura por las noches: démosle a cada día su propio afán, nada menos, pero sobretodo nada más. La función termina al final del día, el telón DEBE caer porque, a la vez, el “show” DEBE continuar el día que sigue.

Foto: Internet

Algo más: el sueño es un poderoso consejero. La solución a muchos problemas toma forma mientras dormimos. Por ello resulta absurdo que uno mismo se prive de tamaña bendición porque sostenga “problemas que le quitan el sueño…”. La relación es inversa: no deben ser los problemas los que quiten el sueño, es más bien el buen sueño el que ayuda a resolver problemas. Por eso es necesario “abrir y cerrar” apropiadamente cada día; mientras el día está activo invertir  lo máximo en cada uno de nuestros actos, extrayendo el “zumo” de la vida,  y luego llegado el momento, desactivar todo.

Y si alguien por ahí dice que esto es pecar de facilismo, de inocencia o de ingenuidad, que  nos demuestre ¿qué se gana haciendo las cosas de otra manera?, ¿dónde están y quienes conforman esa galería de notables que resolvió más problemas en su vida en tanto que menos durmió?, ¿quién entre los preocupados tiene el record de problemas resueltos?, ¿nos pueden enviar fotografías de estas Ilustres personas, certificados médicos y  cartas manuscritas de los miembros de su familia?

El consejo bíblico establece imperativamente: “Que no se ponga el sol sobre vuestro enojo”, y nosotros humildemente nos permitimos el paralelo para pedir  “Que no se ponga el sol sobre tus problemas”. Si el día estuvo intensamente activo y el Problema no fue resuelto, mañana se resolverá. La indispensable Pausa no es herramienta de irresponsables o indiferentes, es arma poderosa en mano de los inteligentes. Las personas “oficiosas”, aquellas que a título de responsabilidad viven al ritmo que les dictan sus problemas, son aquellas que hubieran querido construir el canal de Panamá con un pico y una pala en la mano: hasta el día de hoy seguirían trabajando. Las personas inteligentes trabajan resolviendo sus problemas y conquistando sus metas sobre caminos asfaltados, en esta tarea no hay “atajos” efectivos.

Algunos apuntes sobre las personas “preocupadas”:

El diccionario dice que Preocupación es: “intranquilidad, inquietud o temor que provoca alguna cosa”.

Y sus sinónimos son: “desasosiego, intranquilidad, ansiedad, nerviosismo, inquietud, pesadumbre, malestar desazón, recelo, insomnio, angustia, manía, neurosis…”

Foto: Internet

Imaginemos una persona “preocupada” tratando de resolver sus problemas en medio de inquietud, temor, malestar, desazón, angustia, etc. Esto resulta casi absurdo. Sin embargo el entendimiento tradicional da a entender que una persona “preocupada” es justamente aquella que le está prestando más atención a sus problemas: está “pre-ocupada” en su tratamiento.

La preocupación en realidad no es una antesala al proceso de resolución de problemas, la preocupación es una consecuencia de problemas mal resueltos. Nada se gana con preocupación, es más, cuando se llega a ése estado la batalla ya está prácticamente perdida.

Y es que con los problemas en los hechos se libra una batalla, y si bien no siempre se gana, esta no es una batalla que se emprende para perder. El hombre curtido en la batalla extrae beneficios tanto de la victoria como de la derrota pero juega a ganar. El hombre preocupado ya ha sido derrotado antes de pelear, porque aún cuando excepcionalmente llegue a resolver bien sus problemas ha perdido sosiego, tranquilidad y paz. Esto debilita el espíritu para las siguientes confrontaciones y pone en riesgo el triunfo definitivo en la vida.

Tampoco faltarán las personas que afirmen que pedir que se evite la existencia de problemas imaginarios y preocupaciones raya en una ingenuidad ridícula. Al fin y al cabo la vida no es una taza de leche para nadie y estas personas clamarán porque tomemos conciencia de la “cruda” realidad y coloquemos los pies en la tierra.

¿Y que se les puede decir? También raya en lo ridículo que desde aquí se propugne la existencia de problemas imaginarios o se llame a la gente a estar preocupada. Esto no es nada razonable, porque por último es entendible que se tengan los pies en la tierra pero nada obliga a tener la cabeza a la altura de los pies.

Todo se trata de Calidad de Vida. Este tiene que ser el paradigma y algunos tenemos  que dar como bueno todo lo que allí conduzca. Entender en este sentido que todos los problemas tienen solución ayuda muchísimo, racionalizarlo contribuye incomparablemente al crecimiento personal.

No hay margen de error ni riesgo alguno al afirmar: SI NO HAY SOLUCION, ¡NO HAY PROBLEMA!

Recordemos esto cada día porque aumentará de manera maravillosa nuestra Fe en la victoria. Y bien nos ha sido dicho por una Sabiduría superior que la Fe mueve montañas…

A Nadie Le Conviene Que Medites

por   VIAM psicología

Meditación. Foto: perez-jasso

Excepto a ti.

La meditación es de esas prácticas en la vida que sólo beneficia a quien las hace. Por supuesto, que quienes le rodean notarán los beneficios de meditar y visualizar en quien los practica, pero en realidad, quien resulta ganador o beneficiado con estas prácticas es uno mismo.

Por eso la meditación no es una moda, o se habla de ella en los programas de televisión, o se ven anuncios espectaculares en las calles, ya no se diga que se enseña en las escuelas a los niños, o adolescentes.

Sin duda, los beneficios de meditar y visualizar están comprobados, pero no son prácticas extendidas porque aún se les considera conocimiento de la nueva era, (cuando en realidad tienen miles de años) o cosas para hippies, o personas que no hacen nada.

En realidad, la meditación y la visualización son para todos, pero en especial para el que medita. El que no medita o visualiza con frecuencia no entenderá nunca los beneficios que trae a quien sí lo hace.

A los que producen programas de televisión no les conviene que medites. Cuando medites, verás que la mitad del entretenimiento al que estamos sujetos no vale la pena, y los dramas de telenovelas o series violentas no se adhieren al que está en paz gracias a la meditación.

A los hospitales, médicos y laboratorios tampoco les importa que medites. Está comprobado que la meditación constante tiene beneficios en la salud, como un menor estrés, bajar la presión arterial, relajar la mente y el cuerpo, y en general, incrementar el bienestar del meditador.

Tu vecino en el tráfico tampoco se interesa si meditas. Si tú meditas y visualizas, y estás en paz contigo mismo y tu entorno, entonces el resto de los conductores ya no podrán pelearse contigo, no ‘recogerás’ sus insultos y agresiones. En estos días, gran parte de conducir en una gran ciudad parece que tiene que ver con buscar pleitos.

A tus “amistades” chismosas no les gustaría que medites. El que tiene su mente en paz, y el espíritu en calma, no le interesan los chismes, las calumnias, el drama y menos las tragedias ajenas. Busca y desea la paz y felicidad para todos.

Date cuenta que cuando decidas que estás listo o lista para meditar y dejar atrás una forma de ser que es la norma en una sociedad, te enfrentarás a muchos paradigmas y costumbres que quizás no habías cuestionado nunca. Lo bueno, es que con la meditación siempre estarás más que acompañado por tu mejor amigo: Tú y tu paz interior.

http://www.viam.com.mx

¿Cómo Enfrentar Una Crisis Personal? Lecciones De Una Jacaranda

por    Francisco Aguirre

Ya es común escuchar en cualquier círculo la palabra “crisis” y sus repercusiones en la vida del país y en la de cada persona. Observando el comportamiento de los mercados, bolsas de valores, salarios, etc., es claro que no hay una solución fácil ni de corto plazo, y en este contexto un día me encontré con un árbol de Jacaranda (Jacaranda mimosifolia) que me dio una lección aplicable a estos momentos de crisis social y personal.

Foto: Internet

En diversos países de América Latina las jacarandas (jacarandás, jacarandaes o gualandayes) ofrecen cada año un regalo a los lugares donde crecen, con sus hermosas flores en tonos violetas, además de los usos medicinales de sus hojas, que al cocerlas tienen un efecto antiséptico y antibacteriano. La corteza es astringente, aunque no en dosis que admitan su uso industrial(1). En esta ocasión, su patrón de crecimiento también nos regala un ejemplo de cómo enfrentar momentos difíciles.

En una calle al sur de la Ciudad de México había una jacaranda joven que, como muchos árboles (y como todo ser humano), crecía en las condiciones que le habían “tocado”. Un día, al pasar noté que esa jacaranda y otro árbol que se encontraba a su lado habían sido cortados hasta su base.

Ya han transcurrido algunos meses desde aquel día, y hace poco pude ver que la jacaranda sigue teniendo unos pequeños retoños. Como podrá verse en la fotografía, esta escena me hizo trasladar la situación actual de ese árbol a la de cualquier persona en lo individual, y ello ha inspirado este artículo.

Cuántas veces nos hemos esforzado por alcanzar algún objetivo, ya sea un negocio, una familia amorosa y unida o una posición laboral, para luego descubrir que las cosas no resultaron como lo habíamos deseado. ¿Cómo reaccionaría una persona promedio?

Haciendo un cálculo muy simple, me parece que la jacaranda de la foto no tiene más de diez años de vida cuando fue cortada por así convenir legítimamente a las personas que probablemente la plantaron. ¿Qué haría una persona que es despedida de su trabajo después de diez años de servicio? ¿El término de un matrimonio a los diez años de casados?

La naturaleza de esta jacaranda es la de mantener la vida, seguir retoñando, sin importar cuánto tiempo tiene de vida o lo que ha hecho hasta ese momento. Cada vez que encuentro nuevos retoños, tiernos, pequeños, veo el impulso de este árbol por seguir viviendo un día más, pues tal vez sea en este día que se le dé otra esperanza y pueda vivir… o tal vez sea mañana. En cualquier caso, para ella vale toda la pena seguirlo intentando hasta agotar todas las fuerzas que le queden.

En mi práctica psicoterapéutica veo cómo muchas personas necesitan este impulso para salir de una depresión o por la pérdida de un ser querido, y deseo que estas breves líneas les ayuden a seguir buscando opciones de vida, para que un día, vuelvan a florecer.

¿Y qué le pasó al árbol que fue cortado junto con la jacaranda? Murió hace varias semanas (aunque también intentó vivir), por eso el título de este artículo es para quien hasta hoy sigue mirando al cielo sin perder la esperanza.

Notas

(1) Foto miniatura del árbol de Jacaranda y algunos textos fueron extraídos de: http://es.wikipedia.org/wiki/Jacaranda

El autor ha publicado otros artículos breves en su sitio sobre psicoterapia humanista con un enfoque corporal, y ofrece sus servicios en la Ciudad de México.

Lo Que En Verdad Significa Trabajar En Equipo

por   mpguzman

Para que en realidad se pueda trabajar en equipo lo primero que hay que tener es un grupo de personas competentes (con el conocimiento, las habilidades y la motivación para hacer bien lo que deben hacer) y deben existir los siguientes requisitos:

  • Que todos los miembros del equipo mantengan relaciones interpersonales respetuosas basadas en el rol laboral.
  • Que el logro de los objetivos motive a todos los integrantes
  • Que todos los miembros del equipo se consideren importantes en la consecución del resultado final del trabajo del equipo
  • Que todos los miembros del equipo sepan funcionar en ausencia de los directivos
  • Que todos los miembros del equipo tengan sentido de pertenencia
  • Que todos los miembros del equipo conozcan sus funciones y responsabilidades
  • Que todos los miembros del equipo respeten las jerarquías existentes
  • Que todos los miembros del equipo respeten la autoridad
  • Que todos los miembros del equipo tengan autodisciplina (no requieran supervisión constante)
  • Que el reconocimiento por los logros sea para todo el equipo

Foto: Internet

Cualquier grupo de trabajo que cumpla los requisitos antes mencionados puede considerarse un verdadero equipo de trabajo.

Pero para lograr lo anterior, lo cual normalmente no es sencillo, puede hacerse con las siguientes recomendaciones:

Lo primero es que todos entiendan la importancia de lo que hacen como equipo y la   imposibilidad de lograrlo sin la participación individual, por muy pequeña que sea. (Por ejemplo: en una empresa de telecomunicaciones, los técnicos son muy importantes, pero si el personal de servicio al cliente no  lo brinda adecuadamente, no es una buena empresa para sus usuarios o clientes finales).

Se deberá delimitar las funciones de cada quien para que no se dupliquen ni se desperdicien esfuerzos, ni se produzcan intromisiones profesionales. Es indispensable que los directivos (o los líderes de los equipos) sean abiertos a brindar a estimulo y reconocimiento ante cualquier acto que haga un miembro del equipo y que sea un aporte a la cohesión y buen funcionamiento del mismo. No esta de más ofrecer un estimulo material cuando la situación lo requiera. Individualizar al trabajador y respetarlo en todo momento en su integridad física y moral, es un elemento fundamental para formar equipos de trabajo ejemplares. Llamar a las personas por su nombre y saber quienes son, preocuparse por el trabajador como ser humano (padre, hermano, esposo) y sus familiares fortalecerá la satisfacción, la motivación y la cohesión a los objetivos coprorativos. Retroalimentar a las personas sobre los errores que puedan llegar a cometer y dar recomendaciones a futuro, al igual que retroalimentar sobre el desempeño individual y grupal, son elementos que le permiten a cada persona y al grupo en general a ir monitoreando su gestión, saber que están haciendo bien y en que debe esforzarse un poco más.

Confie en las capacidades y el criterios de las personas. Comprometalos a que trabajen bien, reconociéndoles la importancia de lo que hacen y siendo ejemplo y modelo de calidad humana y profesional.

El Lider Y Su Capacidad Para Resolver Problemas

Foto: Internet

por   Arnoldo Arana

Una de las habilidades básicas del líder es su capacidad para resolver problemas. Los problemas forman parte de la dinámica y cotidianidad de las organizaciones y los líderes necesitan saber cómo afrontarlos y qué decisiones tomar para solucionarlos. La resolución de problemas está, pues, relacionada con la toma de decisiones oportuna y correcta. Ese es un aspecto muy práctico del liderazgo, los problemas forman parte de las situaciones que el líder tiene que gestionar.

Ahora, el líder necesita saber cuando está frente a un problema. ¿Cómo sabe el líder que está frente a un problema? Un problema surge cuando el estado real de las cosas no se ajusta al estado deseado, como cuando las ventas disminuyen por debajo del nivel mínimo esperado, o aparece un competidor con tecnología más avanzada, o existen limitaciones financieras.

Hay varias señales que nos dicen cuando estamos frente a un problema:

  • Se ha roto un patrón existente en el desempeño de la organización. Por ejemplo bajo la productividad por debajo del mínimo aceptable.
  • Ocurrió una desviación del plan establecido. Los gastos están muy por encima del presupuesto aprobado.
  • El líder es abordado y bombardeado por las personas con preocupaciones e inquietudes que no logran resolver, como quejas de clientes, proveedores o empleados.

¿Qué actitud tomar frente a los problemas?

  • Puedes decidir ignorarlos, ocultarlos o incluso negarlos, esperando que se solucionen sólo o que alguien los resuelva por ti, lo cual equivale a hacer como el avestruz: hundir la cabeza; pero la responsabilidad sigue siendo del líder, y esto sólo agudiza el problema.
  • Puedes diferir su solución indefinidamente, esperando tener todos los detalles para resolverlo, pero su postergación puede afectar seriamente la efectividad de la respuesta. Al respecto acostumbraba a decir Teodoro Rooselvelt: “La mejor decisión que podemos tomar es la correcta, la segunda mejor es la incorrecta, y la peor de todas es ninguna.” Lo importante es no sufrir de parálisis por análisis. Si no tienes todas las variables definidas, usa tu experiencia, tu intuición; apóyate en el criterio de tu equipo, pero no te quedes engatillado. Resuelve.

    La indecisión no es únicamente una pérdida de tiempo, sino que también implica preocupación y desgaste. Cuando difieres aumenta la preocupación, y ésta es destructiva, porque te fatiga antes de iniciar tu día de trabajo. Realmente, lo que más agobia y estresa a los líderes no es el volumen o intensidad de lo que tienen que hacer, sino lo que les queda pendiente por resolver, que muchas veces depende de decisiones que necesitan tomar, y difieren.

  • También puedes minimizar o disfrazar los problemas, pero cuando hay problemas, lo más efectivo es manejar la verdad; reconocer que hay problemas y encararlos, a fin de buscar alternativas de solución, porque como líder no puedes darte el lujo de ignorar o disfrazar los problemas. Se supone que para cumplir ese rol existes tú como líder en la organización. Los líderes no pueden evadir su responsabilidad en la resolución de los problemas.
  • Puedes encarar con decisión los problemas y resolverlos.

Los líderes necesitan asumir su responsabilidad y encarar los problemas, y aprovechar la coyuntura para posicionarse como solucionadores de problemas y ganar así autoridad y respeto. Rehusarte a cumplir tu rol como solucionador de problemas te hace perder credibilidad como líder. Por el contrario, cuando los problemas son encarados se convierten en alimento que fortalecen tu imagen. Y después de solucionar los problemas, como líder, sales fortalecido.

Los problemas representan los obstáculos a vencer en el camino hacia la madurez organizacional; son las resistencias en el camino a la excelencia empresarial. En tal sentido necesitas darle la bienvenida cuando aparecen, porque son señales de que algo necesita cambiar, de que estás frente a una oportunidad.

Para los chinos crisis también representa oportunidad. La clave para manejar los problemas cuando se presentan es tener la perspectiva correcta. Puedes verlos como una amenaza o como una oportunidad. De modo que cuando veas dificultades no solo pienses en problemas, ve también las oportunidades. Las dificultades pueden traer oportunidades ocultas debajo de la manga.

Ahora, es importante poder distinguir cuando se está frente a un problema o frente a una oportunidad. No siempre está claro si lo que enfrenta el líder representa un problema o una oportunidad. Y esto es muy importante para la gestión del líder

¿Cómo saber que se está frente a un problema o frente a una oportunidad? Peter Drucker tiene la respuesta, él dice: “El resolver un problema simplemente restaura la normalidad, pero el progreso necesariamente proviene de explotar oportunidades”. Y agrega el mencionado autor: “Un problema es aquello que pone en peligro la capacidad de la organización para alcanzar sus objetivos, y cuando aparecen hay que resolverlos; pero la oportunidad es aquello que ofrece la posibilidad de superar los objetivos”. La oportunidad representa lo importante en término de crecimiento y resultado superiores; el problema representa lo que hay que corregir.

Por otra parte, la forma como se le da respuesta a un problema, como alternativa de resolución, estará orientada en función de lo que quieres: ¿quieres alcanzar los objetivos o quieres superarlos?

Hay una diferencia en cómo resuelven los líderes y en cómo resuelven los gerentes. El gerente, el hombre de la gestión, tiende más a enfocarse en los problemas, su necesidad es resolver lo que afecta la gestión; pero el líder tiende a enfocarse más en las oportunidades, ya que su necesidad es subir el nivel de la organización. En este sentido, la respuesta del líder es de más largo alcance, porque no sólo está pensando el resolver lo del día a día: lo inmediato, sino que también está mirando el largo plazo.

Otro aspecto importante a la hora de resolver problemas, es el apoyo y la participación que se procura del equipo de trabajo; eso si la meta es la madurez organizacional. En algunos contextos de trabajo se ve al líder como el arregla todo. La consigna es “el líder existe para resolver todo lo que haya que ser resuelto”. Pero no todas las decisiones en respuesta a problemas le deben corresponder al líder.

El líder requiere priorizar que problemas requieren con mayor énfasis su atención. Ello lo ayudará a que sus decisiones se centren en el núcleo de los verdaderos problemas y necesidades, concentrando su energía, atención y tiempo en resolver los problemas vitales, en vez de diluirse en muchos problemas a la vez, los cuales sólo atiende y resuelve parcialmente. Además, no existe un líder con capacidad para manejar con efectividad todos los problemas que ocurren en su organización. El líder necesita Identificar las crisis reales, las crisis potenciales o las oportunidades principales. El líder debe escoger que guerra va a pelear. No puede andar por ahí como Don Quijote de la Mancha, a la caza de cuanto molino aparece frente a su vista.

Al líder le corresponde tomar las decisiones difíciles, las que nadie quiere tomar, las que involucran alto riesgo, las que comprometen la supervivencia de la organización; y para eso está líder en la organización. Pero hay muchas decisiones que pueden ser delegadas en sus colaboradores, más si previamente han sido capacitados y empoderados.

El líder que presta la misma atención a cada problema no obtendrá muchos resultados efectivos, ya que estará atrapado en el detalle de multitud de problemas, restándole tiempo a la atención de su gente, así como el tiempo para el análisis y la reflexión; tiempo para pensar y planificar. Otras decisiones pueden ser tomadas por quienes las implementan. Por regla general, las personas que están más cerca del problema, están en mejor posición, en término de experiencia, competencias y manejo de información, para resolver ese problema. Como líder necesitas delegar la resolución de los problemas menos esenciales en las personas que están más cerca del problema.

Por otra parte, al permitir que otros asuman la toma de decisión para resolver un problema, se fortalece el compromiso de quienes acompañan al líder y además aprenden a tomar responsabilidad por los resultados, sean éxitos o fracasos. En necesario tener siempre presente que los líderes tienen la responsabilidad de habilitar a otros para que desarrollen su potencial, y para que consoliden las competencias necesarias para resolver problemas.

Algunos jefes piensan: “es que no lo van a hacer bien”. Algunos líderes actúan según el dicho ¨si quieres que algo salga bien hazlo tu mismo¨ ; no caigas en esa trampa. Lo más fácil es hacer las cosas por ti mismo “para asegurarte que se hagan bien” y rendirte al proceso de formación, capacitación y habilitación que le debes a otras personas que trabajan contigo y bajo tu responsabilidad. Los líderes tienen la responsabilidad de habilitar y capacitar a otros para la toma de decisiones y la resolución de problemas. Asumir las responsabilidades de otras personas, es restarles oportunidades para el crecimiento, y esto crea dependencia hacia los lideres, y minusvalía en los seguidores. Naturalmente esto toma su tiempo e implica que el líder se involucre en el proceso, e invierta atención y tiempo en la gente para enseñarlos, pero en el largo plazo los resultados son satisfactorios.

Otro aspecto que se requiere enfatizar en relación a la resolución de problemas, es que la resolución de problemas requiere un enfoque estratégico. Este es un aspecto esencial en la efectividad del líder: su sentido estratégico a la hora de resolver problemas. La idea es anticipar los problemas y no que ellos sorprendan al líder lo acorralen como a un animalito asustado, lo cual le resta capacidad de respuesta efectiva. Los líderes necesitan ser proactivos y aprender a identificar los problemas potenciales y anticipar su resolución aun antes de que aparezcan los problemas. De lo contrario, estarán amarrados a una gerencia de crisis, que actúa reactivamente atendiendo cual bomberos los fuegos que aparecen, con un estilo de liderar de bomberos, apagando fuegos donde surjan; pero sin llegar a resolver las causas origen de los problemas, sino luchando contra los síntomas.

Al respecto comenta Joel Barrer: “El éxito de la gerencia, reside en la capacidad de conducir una adecuada exploración estratégica, lo cual se logra desechando la actitud de tomar decisiones como una reacción a problemas presentes para dedicarse a la anticipación de problemas futuros”. Por lo cual el líder necesita analizar:

Si es proactivo, el cambio puede significar una oportunidad,
pero si es reactivo, el cambio puede
convertirse en una tremenda amenaza.

Quiero dejarte tres sugerencias finales:

  1. Los líderes necesitan cultivar el hábito de la acción, lo cual es contrario a diferir la toma de decisiones. A los problemas hay que salirle al paso, porque no se van a arreglar solos. El líder necesita desarrollar su capacidad de solucionar problemas. Recuerda que una decisión no es tal mientras no se expresa en acción.
  2. Separa los problemas de las personas, sobre todo cuando estés en un comité de análisis de problemas. La idea es atacar los problemas y no a las personas, lo cual no los resuelve, además de generar conflictos.
  3. No decidas “en caliente” las decisiones importantes. Si es posible, tómate un tiempo prudencial para analizar la situación y ver las posibles opciones.

Los líderes son responsables por resolver los problemas de la organización. No puedes retraerte de esa responsabilidad, so pena de perder tu credibilidad.

Los mejores negocios para emprender

Fuente:  http://www.cnnexpansion.com

El cuidado de la salud y el entretenimiento son áreas en las que es más probable tener éxito; ante un reñido mercado laboral, los jóvenes pueden optar por iniciar un negocio, según expertos.

Foto: Internet

Por: Ivonne Vargas Hernández

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — En México, aunque predomina la cultura de búsqueda de trabajo, en lugar de ser generadores de empleo, los jóvenes están cambiando esa tendencia para enfocarse en crear sus propios negocios al término de la carrera. Diversas organizaciones lo saben y están dispuestas a apoyarlos. Y ¿cómo no hacerlo? Debido a la crisis mundial, en México habrá tres millones de desempleados al término de 2009, en especial jóvenes; el país podría tardar en aminorar esta cifra hasta 30 meses, opinó Jesús Silva Herzog, durante la conferencia magistral Reflexiones sobre la situación económica actual de México.

La situación a nivel mundial no es diferente, son 88 millones de jóvenes los que carecen de trabajo, lo cual representa una tasa cercana al 40% del desempleo global, según cifras del Instituto Mexicano de la Juventud.

“Esta visión es un fuerte shock para quienes salen de la escuela queriendo trabajar en una empresa de renombre, pero para los emprendedores esto debe ser una fuente de motivación“, indicó Ricardo Perret, consultor para el Banco Mundial con temas de competitividad e integrante de la Red Mexicana para el Empleo Juvenil.

El país, dijo, está en una situación laboral complicada. Para el 2015 alrededor de 20 millones de jóvenes se incorporarán a la Población Económicamente Activa (PEA). El egresado enfrentará, como sucede actualmente, una feroz competencia para colocarse en el mercado laboral.

La iniciativa privada y el Gobierno no están preparados para ocupar a esa población. Por ello, “es importante que quienes deseen emprender desde que están en las aulas identifiquen organismos que los puedan apoyar en ese objetivo, sobre todo aquellas instituciones que tengan alianzas con universidades, grupos civiles, gobierno y diversas empresas”, puntualizó el también autor del libro Psicoantropología del Cambio.

¿Dónde empezar?

Los universitarios deben trabajar su capacidad creativa, no pensar en un negocio para salir del paso, sino proponer productos y servicios que resuelvan una necesidad concreta del cliente; para ello hay que estar un paso adelante y revisar qué sucede en el mercado, aconsejó Rolando Mera, quien fuera presidente de la asociación Líderes Politécnicos.

Los negocios relacionados con brindar respuestas a ‘la medida’, detalló, pueden dar mucho para emprender, porque las personas ahora buscan servicios prácticos, rápidos y que se ajusten a su necesidad de tiempo, con un buen precio.

Una vez definido el tipo de empresa hay que estudiar continuamente a los clientes y solicitar asesoría en estrategias de mejora para la empresa, afirmó el entrevistado, quien también indicó tres áreas de oportunidad para emprender:

Productos o servicios vinculados al cuidado de la salud. Entre los clientes potenciales en este rubro destacan personas de la tercera edad y profesionales que destinan cierta parte de su propuesto a disminuir las situaciones originadas por las cargas laborales, como servicio de comida según su dieta y talleres para disminuir el estrés.

– Otro ámbito interesante es la informática por ser una industria rentable que genera atractivas ganancias, siempre y cuando los proyectos incorporen un elemento innovador. Sobresale, también, el área de servicios, en particular turismo especializado.

– Es un mito que actividades como la ganadería y la agricultura sean la principal fuente de economía para el país: “Existen otros rubros donde alcanzar gran proyección, por ejemplo trabajar en generar fuentes alternas de energía, pues en menos de 50 años las reservas podrían terminarse”, expresó Rolando Mera.

A su vez, la Encuesta Mensual sobre Establecimientos Comerciales, que publica mensualmente INEGI, indica que existe un gran auge en ventas, en los siguientes sectores:

Entretenimiento: Investigaciones de la Consultora en negocios y franquicias Alcazar & Aranday, muestran que el entretenimiento resulta un rubro lucrativo si de inversión se trata. En el mercado de las franquicias este sector registra un crecimiento estimado de entre 15 y 20% anual.

Belleza: Siete de cada 10 mexicanos se muestra interesado en cuidar su aspecto físico, señala el estudio Wellbeing, realizado por la consultora TNS Gallup. Los servicios más solicitados se ubican en rubros como maquillaje, productos faciales o corporales, jabones, cremas, perfumes personalizados, sales, esencias y geles.

Hasta hace unos cinco años, el promedio de tiempo para que los egresados consiguieran un empleo era de nueve meses, de acuerdo con datos del IMJUVE.

Esta cifra puede ser más alta con la crisis actual, así que los jóvenes -además de buscar por su cuenta y en su escuela- pueden acercarse a organizaciones como la Red, que para 2012 buscará haber incorporado a unos 5 millones de jóvenes mexicanos a la vida productiva del país, aclaró Ricardo Perret.

El Poder De Tus Pensamientos

por  Sandra Iozzelli

En Mayo de 1954 Roger Banister se convirtió en el primer atleta en correr una milla en 3 minutos, 59.4 segundos, batiendo así un record que se había intentado romper por más de 100 años. Este acontecimiento atrajo la atención de los medios en todo el mundo. En ese entonces, los científicos y médicos decían que conseguir una hazaña como esa era humanamente imposible, que intentarlo podría hacer que el corazón de una persona explotara, que los huesos se rompieran y que los músculos se rasgaran en el esfuerzo… Esta hazaña de por si es asombrosa, pero quizás lo más interesante, es lo que sucedió después… En el lapso de 7 meses de batido este record, otros 37 atletas consiguieron romper también con la barrera de los 4 minutos y en los siguientes 3 años, lo hicieron otros 300…

Foto: Internet

La pregunta clave es ¿cómo sucedió esto? Si unos meses antes, correr una milla en menos de 4 minutos se consideraba algo físicamente imposible ¿cómo fue que apenas Roger Banister logró batir este record, muchos otros lo hicieron también? ¿Es que el cuerpo humano realizó un salto cuántico repentino que hizo que las capacidades del cuerpo humano se expandieran? Está claro que no… que lo que cambió fueron los pensamientos de las personas… y lo que antes parecía imposible en sus mentes, ahora ya no lo era… Una creencia limitadora, un paradigma se había roto, y entonces el ser humano se vio capaz y logró fácilmente lo que antes parecía imposible…

Con esto quiero mostrarte el poder que tus pensamientos tienen en tu vida, lo mucho que te pueden limitar o te pueden hacer capaz. Tu mundo es un reflejo de lo que piensas y crees. Tus pensamientos te pueden hacer sentir feliz o triste, optimista o pesimista, capaz o incapaz. Algunos pensamientos pueden ser amables, amorosos y optimistas, otros  estresantes, limitadores y pesimistas. Y son estos últimos los que nos impiden ser felices y vivir plenamente.

Muchas veces vivimos en base a pensamientos y creencias que hemos aprendido desde niños, pensamientos limitadores, miedos y paradigmas y que hemos dado por sentado, como verdades absolutas y que no hemos cuestionado para comprobar su veracidad. Mientras creemos en ellos, vivimos también en base a ellos. Te invito a que prestes atención a tus pensamientos, a los pensamientos que rondan tu cabeza y ver como te llevan a vivir la vida de una manera amable, confiada y optimista o a vivir la vida con miedo y limitaciones.

Por ejemplo, recientemente estaba con un equipo de ventas que pensaba que ser la compañía más nueva en su sector era un obstáculo para lograr sus objetivos de ventas. Una vez que identificamos esta creencia limitadora, empezamos a cuestionarla con las siguientes preguntas…

1. ¿Es eso verdad? ¿Es verdad que ser una empresa nueva es un obstáculo para sus ventas? La respuesta inicialmente fue si.

2. Seguimos indagando y les pregunté si podían saber que “era verdad con absoluta certeza” que ser nuevos era un obstáculo para sus ventas. Empezaron a dudar, no podían estar totalmente seguros de esto…

3. Les pregunté cómo se sentían cuando estaban delante del cliente y pensaban que ser nuevos era un obstáculo. Cómo trataban a sus clientes cuando tenían ese pensamiento. Me explicaron que se sentían inseguros, a la defensiva, iban con una idea pesimista de los resultados, estaban inquietos y nerviosos, no eran tan amables con sus clientes porque pensaba que les dirían que no y que no estarían abiertos a sus servicios. Se imaginaban una serie de resultados negativos y objeciones antes siquiera de llegar. Salían cansados de la reunión…

4. Les pregunté entonces, cómo se sentirían, cómo serían las cosas si no pudieran creer el pensamiento de que ser nuevos era un obstáculo para sus ventas. Me dijeron que más confiados, más seguros, más tranquilos para actuar, responder, y manejarse apropiadamente con el cliente…

¿Puedes ver la gran diferencia entre creer un pensamiento o no? ¿Puedes ver cómo, cuando creen que ser nuevos los limita, se sienten pesimistas y desmoralizados antes siquiera de llegar al cliente y cuando no tienen ese pensamiento, se sienten más seguros, optimistas y confiados? ¿Y puedes ver cómo eso puede reflejarse en una mejor relación y trato con el cliente y mejores resultados?

Por ultimo, los invité a invertir el pensamiento y ver cómo lo opuesto de lo que ellos creían podía ser tan verdadero o más… Es decir, cómo el hecho de ser nuevos podía ayudarlos a alcanzar sus objetivos y ser una fortaleza en lugar de una debilidad…

Aquí algunos de los ejemplos que encontraron de cómo esto podía ser tan verdadero o más que el pensamiento original: 

  • por ser nuevos, nos esforzamos más en ganar un cliente y damos un mejor servicio…
  • la gente muchas veces prefiere una empresa nueva y más pequeña donde se sienten mejor atendidos y se sienten clientes más importantes, a una empresa grande y de trayectoria, donde se convierten en un cliente más…
  • porque se desarrollan más a nivel profesional para poder responder a las objeciones que un cliente les pueda plantear por su posición de nuevos y los empuja a desarrollar al máximo sus habilidades como vendedores…

 

Inicialmente, el ser una empresa nueva, les hacía sentir en desventaja, como si tuvieran algo que ocultar. El cuestionar este pensamiento limitador e invertirlo les permitió abrir su mente, sentirse cómodos con el hecho de ser nuevos, e incluso verlo como una fortaleza que podían sacar a relucir delante del cliente.

Ahora piensa ¿cuáles son esos pensamientos que te limitan a ti? ¿Qué es lo que te frena a hacer lo que te pide tu corazón?. Responder a estas preguntas te podrá dar pistas sobre cuáles son los pensamientos que te están limitando a hacer lo que tu corazón desea. El primer paso es reconocer tus pensamientos limitadores… Y el siguiente cuestionarlos para liberarte de ellos y así batir tus propios records…